Te habla o solo te responde

¿Te has parado a pensar en que a veces, donde crees que ha habido una conversación, en realidad tu interlocutor se ha limitado a contestar a tus comentarios? (o viceversa).

Sin embargo, nos conformamos con lo poco que nos brinda una persona, pero la realidad es que no está interesada en hablar con nosotros.

Si quieres saber si realmente están hablando o solo está siendo amable contigo, necesitas saber esto:

¿De verdad están hablando o solo te está contestando? Así podrás descubrirlo:

Siempre tienes la iniciativa

Si tú eres el primero que está ahí al pendiente, saludándola, preguntándole cómo va o prestando atención, no están hablando.

El único que está mostrando un interés eres tú, ella solo se está dedicando a ser el centro de atención.

Hablan en sus ratos libres

Cuando hay interés y no te importa si tienes mil pendientes, estás en el trabajo o muy ocupado, te tomas el tiempo y en 5 segundos le contestas.

No te pregunta nada

Ni siquiera le importa si estás bien o ya comiste, tampoco le preocupa saber detalles de tu vida o de tus planes a futuro.

Es más, podrías notar que cuando le cuentas algo que es importante para ti, no le da la importancia que merece el asunto.

Lo hace a medias

Sí, están hablando porque siempre te contesta y te responde súper rápido, pero se limita a contestar con emojis, stickers o con sí o no.

Pareciera que no tiene ganas de hablar contigo.

Está en línea, pero no te habla

Sí, es tormentoso ver que una persona está en línea y no te ha contestado el mensaje que le mandaste previamente hace un par de horas.

Si ya lo ha hecho más de una vez, deberías saber que no está ocupado es distraído o se le olvidó, simplemente no quiere.

Contesta con brevedad

Pareciera que siempre está ocupado o con alguien (otro hombre), porque te dice que pueden hablar, pero solo 5 minutos o un rato.

Algunas causas

Bien, cuando esto ocurre es síntoma de que la comunicación no está fluyendo demasiado bien. Pueden ser varias las causas:

  • Que el interlocutor realmente no tenga ni medio interés en hablar con nosotros, pero como es muy educado nos contesta.
  • Que el interlocutor tenga algún tipo de enfado hacia nosotros y de ahí que se muestre tan parco.
  • Que el interlocutor no tenga ganas de hablar porque esté teniendo un mal día (y no tenga nada que ver con nosotros).

En cualquiera de los casos, seguir insistiendo, haciendo como que no nos damos cuenta, no tiene ningún sentido. Por tanto, cuando te comuniques con los demás, primero observa qué tipo de respuestas te da la otra parte: ¿te pregunta?, ¿te da pie para continuar la conversación?,… Si esto no se produce y literalmente se limita a contestar cada comentario que hacemos sin elementos que den pie a seguir nutriendo la conversación, es mejor hacernos cargo de la situación. Si tengo confianza con esa persona, le preguntaré si le pasa algo. Si no la tengo… trato de asegurarme de qué está pasando y llegado el momento…sí, me temo que lo mejor es la retirada.